Por Cynthia Robleswelch

Hace un par de días platicaba con alguien acerca de que no me ha tocado tener pareja en tiempos de Facebook y demás redes sociales, pero por lo que veo no ha de ser fácil, y él solamente asintió.

 Encontré este escrito sobre una leyenda de una pareja que esta locamente enamorada y pide al más viejo de la tribu que les haga un conjuro para que su amor no se pierda, después de ponerles una gran prueba que  ellos cumplen, les pide que aten a las aves que el pidió que capturaran, las ataron entre sí, y las echaron a volar.

El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo varias veces pero lo único que conseguían era terminar cada vez revolcadas en el suelo. Después de muchos intentos, irritadas y frustradas por su incapacidad para volar, empezaron a atacarse con sus picos, haciéndose mucho daño. “Este es el conjuro que pidieron”, dijo el anciano, “Nunca olviden lo que acaban de ver. Ustedes son como el águila y el halcón. Si se atan el uno al otro, así sea por su inmenso amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que terminarán lastimándose inevitablemente. Si quieren que su amor perdure, vuelen juntos, pero jamás atados.” Leer esto me hizo reflexionar en estos tiempos en donde los divorcios están al día, y en donde las relaciones viven constantemente una doble vida, una vida de apariencias sociales, que lejos de hacernos felices nos mantienen con el alma cada vez más oscura y lejos de la luz. Adictos a los chats, a las ciberconversaciones sexuales, a las aplicaciones en donde puedes conocer gente nueva con miras a tener una doble relación; todas estas cosas suceden solo por algo: si uno no está bien consigo mismo, por más que le pegué al Mandraque, probando y disfrutando de esta onda de la tecnología, jamás logrará su cometido: ser feliz, y además sin darte cuenta te llevas de encuentro al de enfrente. Analiza cuantas cosas bellas de la vida y la naturaleza se te han pasado de largo, y situaciones como el tomar de la mano a tu esposa o esposo, acariciarle el pelo a tu pareja, darle un masaje de pies y ver como goza a tu lado. Cocinar juntos una buena y rica cena sin prisas, y de fondo un buen soundtrack mientras recuerdan sus buenos momentos y planean los mejores por venir. Nadie dijo que es fácil,  por el rápido estilo de vida que solemos llevar, y es vital recordar que la felicidad principalmente la creamos nosotros mismos, y para que esto suceda hay que trabajarla, pensando positivo, siendo optimistas, buscando tiempo para lo que vale la pena y valorando lo que tiene peso en nuestra vida.

 No olvides de escucharme todos los miércoles en punto de las 9 am por 90.5 de FM.

Búscame en las redes sociales como: La mamá de Rocco Cynthia Robleswelch

cel: 811.909.6955

La prudencia y el respeto son la clave para que tú y tu relación prosperen. Tener tiempo y espacio para uno mismo, es vital. Este año, hazte propósitos basados en el respeto, haz cambios en ti.

Compartir: