Por: José María Gálvez Rocha 

Facebook- Simple Healing

T. (987) 112-59-54 

NEXTEL- 46-15-14-98

Vida y muerte, siempre se han visto como contraparte, como opuesto, cuando en realidad solo queda en ilusión, la ilusión que da la confusión por el olvido del objetivo que tenemos y que elegimos libremente para experimentar en este maravilloso plano.

Romantical-love-painting-photo-love-3195612-1103-809No estamos aquí por castigo, ni por causa o consecuencia de lo que hicimos o dejamos de hacer. Es creencia arraigada, limitante y errónea el creer que venimos a pagar en esta vida lo que hicimos en otras. Es, de hecho, creencia ancestral y genética la cual se convierte en semilla para empezar a confundirnos en este plano y así bloquear el gozo de experimentar.

La vida es continuación en cualquier plano. Lo que cambia y se transforma es la condición y el estado de materia.  Somos alquimistas; transformamos nuestro sistema y producimos sustancias. Somos poder que no creemos y tarea personal es entenderlo. La vida no es contraparte de la muerte así como la muerte no es opuesto a la vida, la vida en cualquier plano, solo es eso, VIDA.

La vida es transformación constante así como la muerte. No existe la muerte, solo la transformación. Existe el cambio y la transformación por medio solo del AMOR.

AMOR significa SIN MUERTE. El amor es base de renacimiento; es el único medio de avance y el único medio de SANACIÓN.

Es tema interesante, hay dos decisiones tomadas en plena elección; una, la decisión de venir a experimentar a este plano, obedeciendo al deseo propio, y la otra, no menos importante, que es la de retornar al origen. En cualquiera de las dos elecciones interviene la sanación ya que en la primera elección venimos a sanar lo que nosotros y en ayuda de maestros escogemos y en la segunda, realizamos la acción de liberar el alma. El cuerpo, cuando sucede la transformación, deja su labor de este plano y seguimos ahora en ciclo perfecto la continuación de la vida ETERNA en base al AMOR.

life_nothing_without_love-wideLa transformación (muerte) es solo un estado, un diferente nivel, también una calidad diferente; es solo un paso en esta cadena amorosa que debemos de concientizar, porque es un hecho que esto no pasa por naturaleza para trascender; se debe de trabajar en NOSOTROS.

“No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tí mismo.” OSHO

Es cosa de pensar pero el concepto elevado, de esta relación tortuosa y gustosa  entre la vida y muerte, es fincar como objetivo el poder de VIVIR NUESTRA MUERTE en consciencia, en amor y así ponernos en posición de experimentar el amor incondicional y a su vez el amor eterno. Hacer trabajo de consciencia para que nuestra fuerza energética, esta alma sin límites, permanezca haciendo caso omiso a la creencia de la impermanencia.

La transformación es nuestra hermana, compañera que en NOSOTROS hace cambios; transmuta a cada instante, a cada momento. Hagamos uso de la alquimia transformando todo (matando lo que no somos),  renaciendo en amor sin muerte, solo transformando.

life-is-beautiful

 

Compartir: