HOMME

Automne – Hiver 2017

“Amigos y héroes”

La cultura dinámica del reciente pasado en Nueva York– los años setenta, ochenta y principios de los noventa – sirve como punto de partida para la colección de hombre Otoño– Invierno 2017, de Louis Vuitton. “Es la parte alta de la ciudad y también el centro”, dice Kim Jones, Director Artístico de colecciones masculinas para Louis Vuitton. “Artistas y músicos, amigos y héroes”.

La colección es una oda a la multitud de estilos que coexisten y se mezclan entre sí en la ciudad de Nueva York. En su corazón está la noción de la colaboración – la fusión de dos partes separadas, un viaje creativo hacia un nuevo todo. La inspiración llega de todos los andares de la vida neoyorquina, cubriendo tres décadas y una visión multifacética de la masculinidad.

Al pensar en el Nueva York de estos años, un colectivo de artistas de Manhattan por excelencia viene a la mente: Jean-Michel Basquiat, Julian Schnabel, Keith Haring, Robert Mapplethorpe y Andy Warhol. Este es un grupo cuya fuerza e identidad permitió la libertad y la colaboración con los demás para crear obras nuevas, siendo los más famosos Basquiat y Warhol. Tanto sus enfoques creativos como sus propios guardarropas son referencia aquí, combinados con el estilo de Harlem, dominado por la mezclilla y cargado de logotipos, de Daniel “Dapper Dan” Day, el proveedor de ropa por excelencia para el hip hop, y la sórdida decadencia, durante los años setenta, de quienes visitaban el Studio 54. Estos son puntos de referencia para la forma de vestir de Nueva York.

Lo que surge es una nueva actitud y una silueta de elegancia relajada: pantalones anchos, un corte relajado, la sensación de que algo se deshace. Inteligente, pero con inteligencia callejera. La sastrería pulida es combinada con ropa de trabajo, las telas del legado de Vuitton de lujo francés – seda, cashmere, vicuña, cocodrilo – cortados en formas genuinamente utilitarias. El atuendo de Basquiat en particular es una referencia, confeccionando abrigos sueltos, cortes toscos en cashmere jaspeado con hilos para imitar manchas de pintura o tejidas con finas tiras de piel Vuitton, unidas a pijamas fils coupé. Más estilos de pijamas llevan estampados con collages de imágenes de la publicidad de Louis Vuitton de los años 30, eco de la obsesión durante los años 70 por revivir el déco. La joyería Palladium evoca el hedonismo brillante de la pista de baile del Studio 54.

El espíritu de colaboración inspira un nuevo y atrevido viaje para Louis Vuitton. “Ninguna conversación entre hombres de Nueva York está completa sin Supreme”, afirma Kim Jones.

Establecida en la calle Lafayette en 1994 – exactamente 140 años después de que Louis Vuitton estableciera su Malletier en París – Supreme se ha convertido en un esencial de Nueva York. Personifica el tono multicultural, tanto de la ciudad como de esta colección. Para Otoño – Invierno 2017, Supreme y Louis Vuitton colaboran por primera vez, creando una colección cápsula de ropa, accesorios y joyería, presentada junto con Vuitton. Una nueva variación al Monograma llegó, interrumpida por el icónico Box Logo de Supreme. Es presentado en una gama de prendas de vestir, tejido en clásica mezclilla japonesa, pálida y deslavada y Jacquard de camuflaje, fils coupé en pijamas, así como en colores coñac y chocolate, haciendo referencia al canvas de Monograma original de 1896. Más que una colaboración entre dos marcas, esto representa la excelencia para el street style de Nueva York y para el savoir-faire de Louis Vuitton.

Inspirada por esta fusión de dos marcas icónicas, la casa Louis Vuitton colabora una vez más dentro de la colección – esta vez, consigo misma. Las diferentes familias de expertos dentro de Louis Vuitton colaboran entre sí. Combinando textiles y pieles, los artículos de piel muestran técnicas clásicas fusionadas con el canvas de Monograma de Louis Vuitton y piel Taurillon, utilizando una técnica decorativa de intrincado estampado y puntadas. Una serie de accesorios y bolsas contrastan de forma audaz los diferentes tonos de piel Epi y de canvas de Monograma, demostrando literalmente las combinaciones y engranajes de la colección en diferentes estilos y enfoques. Los tenis hacen referencia a los años ochenta con detalles en la punta y los tecno-tenis de los noventa, sin embargo están cubiertos con pieles Epi de Louis Vuitton y cocodrilo, mostrando flores del Monograma en relieve, así como una punta en forma de V.

Una conversación – una colaboración – entre el presente y el pasado siempre es evidente en los accesorios Louis Vuitton. Para esta temporada, los estilos y técnicas de archivo son revividos, mezclados con formas y enfoques modernos, para crear una silueta para el aquí y ahora. Los accesorios de la colaboración con Supreme muestran el Jacquard de camuflaje en toile de Jouy, combinado con la icónica piel natural vacuna de Louis Vuitton; otros presentan Epi en rojo y negro con logotipos de Supreme en relieve, al estilo de estampas. Las formas parecen ser contemporáneas, pero la mayoría forma parte del legado de 163 años de Louis Vuitton, extraídas de los archivos de la Maison.

La colección para hombre Otoño–Invierno 2017 de Louis Vuitton es un viaje completo y exhaustivo, a través de cada faceta estilística que conforma a Nueva York – entonces, ahora y siempre. Una oda a los amigos y héroes de la ciudad.

Compartir: