¡Ya se acerca la semana santa y con ella dos semanas de vacaciones para todos los niños! ¿Ya tienes planes?

Si crees que los museos son territorio exclusivo de mayores, estás muy equivocado. Un museo puede ser un mundo de sensaciones y experiencias donde nuestros niños pasarán muchas horas rodeados de arte, ciencias o aprendiendo más sobre trenes, juguetes, el espacio…

Los niños pueden empezar a disfrutar del arte desde temprana edad, con espacios pensados sólo en ellos. En México, han aparecido museos que se dedican a invitar a los niños al mundo del conocimiento y las artes, con reglas muy diferentes a los museos tradicionales: el niño toca, pregunta, convive, grita… en fin: se divierte. Y durante toda su vida recordará que la diversión es sinónimo de aprender.

Descubre Museo Interactivo De Ciencias y Tecnología

Este museo, en la ciudad de Aguascalientes, en el centro – occidente de México,  abrió sus puertas al público el 20 de noviembre de 1996, con el objetivo de fomentar el conocimiento de la ciencia y la tecnología, mediante actividades y programas interactivos.

Aquí los niños son los protagonistas, forman parte de las historias y los juegos; tienen la oportunidad de participar activamente durante el recorrido, tocando y aprendiendo lo relacionado con la evolución del universo, la Tierra, la vida y el hombre.

Descubre Museo Interactivo cuenta con cuatro salas permanentes: Nuestro Universo, Planeta, Ambiente y Desarrollo. En la primera, a través de los cinco sentidos se busca conocer el Sistema Solar y las teorías de la formación de las galaxias. En Nuestro Planeta, los visitantes aprenden su evolución y cómo está conformada la Tierra; asimismo, se ofrece información sobre los fenómenos naturales y la evolución de los seres vivos. Nuestro Ambiente es una sala donde se pretende sensibilizar sobre la importancia del respeto al entorno para disminuir el deterioro del planeta. La última sala explica mediante juegos interactivos el desarrollo de la sociedad, así como algunos de los inventos que han representado un cambio en la humanidad (rueda, brújula, imprenta, televisión, etc.). 

Otras salas muy visitadas son Armauto, donde se expone el funcionamiento del automóvil; el insectario que cada hora ofrece cada hora  una plática en la que explican los tipos de insectos, arácnidos y otros bichos que existen en nuestro país y en el planeta, y el Domo IMAX. Cada año, también se realiza el Concurso Nacional de Grabado José Guadalupe Posada, ya que el artista nació en Aguascalientes.

Este museo lo disfrutarán  los niños más grandes, ya que las salas con historia y ciencia son las más populares de todas.

El Laberinto de las Ciencias y las Artes

2Inaugurado en el 2008, este museo está ubicado en el Parque Tangamanga I de la ciudad de San Luis Potosí, y es obra de los afamados arquitectos mexicanos Ricardo y Víctor Legorreta (padre e hijo). Las instalaciones del museo se distribuyen alrededor de un patio de laberintos que propone al visitante un recorrido a través de pórticos, mediante los cuales se ingresa a los diferentes pabellones e instalaciones

Los niños aprenden jugando a través de las 160 exhibiciones, repartidas en cinco salas temáticas: “Desde el espacio”, donde se vive un asombroso acercamiento al microcosmos y al desarrollo de la ciencia y la tecnología a través de la exploración del universo;  “Entre redes y conexiones”, un lugar que muestra el mundo natural, la sociedad, el conocimiento científico y el desarrollo tecnológico; “Hacia lo imperceptible”, que ofrece la fascinante experiencia de descubrir el mundo invisible que nos rodea; “Tras los colores”, el rincón favorito de los pequeñines, donde a través del juego se contribuye a estimular el desarrollo integral del niño, su creatividad, imaginación y curiosidad; y “En la naturaleza”, un espacio maravilloso que invita a conocer y valorar nuestro entorno y a descubrir la biodiversidad.

No te pierdas una visita a La torre, construcción que ya se convirtió en un símbolo del museo, de color rojizo gracias al material con que está construida —cantera Sangre de Toro—. Alcanza una altura de 38 metros y tiene en su antepenúltimo piso un observatorio desde el cual se logra una vista fabulosa de San Luis Potosí, con sus cielos azules y sus inmensos llanos.

Este museo es perfecto para niños de más de nueve años. Ellos podrán disfrutar al máximo de las salas tecnológicas. Asimismo, los más pequeños encontrarán diversión inacabable en la sala “Tras los colores”.

La Burbuja Museo del Niño

Este museo abrió en 1994 con la idea de que los niños fueran los protagonistas de los cambios y sorpresas que ofrecen los conocimientos. Se encuentra dentro del parque Ecológico y Recreativo La Sauceda, en la ciudad de Hermosillo, Sonora

Aquí los niños se integran a la naturaleza en espacios abiertos y cerrados con miles de colores, alegres edificios y formas que llaman la atención a través de los sentidos.

El museo está rodeado de  un ambiente ecológico, recreativo y cultural, con árboles y aire puro, ideales para convivir, descansar, jugar y correr en familia.

 

La Burbuja es un espacio libre para la experimentación y la diversión, con más de 100 exhibiciones interactivas distribuidas en seis salas temáticas y una para los más pequeños.  Las actividades más populares de este museo completamente interactivo son aquellas en donde los niños juegan y aprenden sobre cultura vial, el proceso de alimentos y la convivencia con la naturaleza.

La Burbuja Museo del Niño cuenta con una sala museográfica dedicada a la promoción de la cultura del agua, la cual estará orientada a la necesidad de preservar y utilizar racionalmente nuestro líquido más importante.

Este museo lo disfrutarán más los niños más pequeños, gracias a toda la vegetación que rodea al edificio. En las extensas áreas del Parque Recreativo La Sauceda, encontrarás lindos jardines, áreas deportivas, asadores, palapas, toboganes y albercas (disponibles únicamente durante la época de calor). Un lugar lleno de diversión para chicos y grandes. Es una gran oportunidad para ir en familia.

Museo del Acero Horno 3

Ubicado en el Horno Alto No. 3 de la antigua Fundidora de Monterrey, en el noreste del país, el Museo del Acero Horno 3 funde ciencia, tecnología, historia y esparcimiento para que vivas una experiencia al rojo vivo.

La adaptación de una fundidora a un museo interactivo estuvo llena de retos, pero después de casi dos años de trabajos, estuvo listo en 2007. Un orgullo del museo es su sustentabilidad, con un innovador sistema de aire acondicionado inteligente, así como un techo con vegetación, ideal para pláticas sobre ecología y naturaleza.

En la galería del acero, aborda un elevador que te llevará a 200 metros bajo tierra hasta una mina de carbón, o haz explotar una mina de hierro a cielo abierto. Disfruta de demostraciones de ciencia en vivo hechas por interesantísimos personajes en el Núcleo Científico. En la galería de la historia, viaja a través del tiempo, desde 1900 hasta la actualidad, descubriendo detalles fascinantes, videos históricos, testimonios de ex trabajadores de la industria y artefactos antiguos. Y si eres mayor de 12 años, explora las instalaciones hasta llegar a la parte de arriba. Ahí descubrirás que se puede recorrer toda la antigua fundidora a través de una larguísima tirolesa.

Existen otras actividades llenas de emoción, como vivir la experiencia única de entrar en contacto con un horno alto en plena operación. Asimismo, Horno 3 mantiene convenios con National Geographic para presentar documentales en la Explanada de Estufas. Te recomendamos las funciones nocturnas, en las que se puede ver el cielo lleno de estrellas. Este museo lo disfrutarán niños mayores de diez años, ya que involucra a veces actividades para leer o escribir.

Museo del Juguete Antiguo México

Este museo, ubicado en el corazón de la colonia Doctores de la ciudad de México, es un museo honesto, abierto a todo visitante. Ofrece una forma distinta de abordar la historia y la cultura popular mexicana para reforzar los lazos de identidad nacional.

Exhibe desde juguetes en miniatura del tamaño de una cabeza de alfiler hasta enormes robots con función mecánico-electrónica. El acervo exhibido actualmente es de 20 mil juguetes de las más de un millón de piezas que permanecen en bodega.

La colección del Museo del Juguete Antiguo de México fue iniciada por Roberto Shimizu, un nostálgico mexicano de ascendencia japonesa que empezó a guardar cuanto juguete pasaba por sus manos desde los 10 años. La mayoría de las piezas son juguetes con los que niños y jóvenes del siglo XX y XXI jugaron durante sus tiempos de ocio, pero también hay juguetes que fueron populares en países como Alemania, Inglaterra, Japón y Rusia.

El museo cuenta con tres salas de exhibición y una planta alta: todos sus espacios están colmados de increíbles juguetes que envuelven con su encanto a niños y adultos.

Entre las miles de piezas encontrarás carritos de madera, metálicos y de plástico; locomotoras, barcos, futbolitos, trompos, yoyos, baleros, coches de pedales, patines del diablo, bicicletas, tiros al blanco y alcancías de luchadores hechas de yeso; un platillo volador, que actualmente sirve de exhibidor de una colección de robots japoneses y mexicanos; juguetes musicales, de cuerda, de baterías y fricción, entre otras muchas piezas. Una de las más llamativas es un circo de pulgas milimétricas hechas de papel.

Tú y tu familia encontrarán mil y un objetos que te harán pasar un buen rato y que te harán viajar junto con tus hijos a momentos divertidos de la historia. Lo disfrutarán los niños desde los siete años hasta los papás que se llenarán de una alegre nostalgia.

Museo El Rehilete, Hidalgo

El museo interactivo El Rehilete abrió sus puertas en 1997, con la intención de acercar a los niños y jóvenes al conocimiento científico, en un ambiente lúdico. Cuenta con módulos interactivos, talleres y exposiciones.

El nombre del museo tiene sus razones: el rehilete, además de ser un juguete tradicional, es un elemento transformador de la energía. Por otra parte, Pachuca es un lugar de mucho viento.

Nuestros niños se divertirán a lo largo de cuatro pisos y seis áreas principales: Arte, Ciencia, Tecnología, Nuestro mundo, Observatorio y Planetario, las cuales conjuntan más de 100 exhibiciones. El Rehilete cuenta con un gran jardín botánico. Su objetivo se centra en mostrar las cactáceas de la región y la importancia de éstas en la cultura y preservación del ecosistema. Asimismo, el paseo arqueológico, con 53 piezas, réplicas representativas de la cultura mesoamericana, ofrece  talleres de arqueología para mostrar la importancia de la historia a tus hijos a través del juego y la interacción.

Pero sin duda la atracción estrella del museo es el observatorio. Cuenta con una cúpula electromecánica de 3.8 metros que alberga en su interior un telescopio reflector marca MEADE LX50, tipo SCHMIDT-CASSEGRAIN de 245 milímetros de diámetro y de 2500 milímetros de longitud focal. Es tan poderoso que muchos astrónomos profesionales lo usan de manera regular, y aprovechan para dar pláticas a los más pequeños. ¡No te pierdas esta oportunidad!

Este museo es ideal para niños de más de nueve años: el manejo del telescopio y las pláticas sobre el universo y las culturas prehispánicas podrán ser aprovechadas de la mejor manera a esa edad.

Papalote Museo del Niño

Este museo abrió sus puertas en 1993, como el primer museo para niños en México. Su ubicación no podría ser mejor, en el corazón de la segunda sección del bosque de Chapultepec, el parque natural más importante de la ciudad de México. Y su sede, un edificio de azulejos azules, fue diseñada por el famoso arquitecto Ricardo Legorreta. Tú y tu familia pueden disfrutar de las hermosas áreas verdes en el interior de las instalaciones y su alrededor. Bajo el lema “Toco, juego y aprendo” el Papalote se ha convertido en uno de los espacios favoritos de los niños de México. Ofrece las mejores experiencias interactivas de aprendizaje para descubrir, imaginar, participar y convivir, utilizando el juego como principal herramienta.

En Papalote puedes  jugar y aprender con más de 300 exhibiciones interactivas divididas en cinco divertidos temas: Comunico, Soy, Pertenezco, Expreso y Comprendo. Disfruta también de sorprendentes películas en la ADO-Megapantalla IMAX, la más grande de América Latina, y contempla proyecciones únicas en el Domodigital Banamex, declarado en el año 2004, como el más grande de América.

Atlas del Universo, el más completo mapeo tridimensional del espacio. Gracias a esta herramienta, los visitantes pueden volar de la Luna a Saturno o a cualquier otro lugar minutos antes de disfrutar su función.

El Domo digital tiene una pantalla semihemisférica de 23 metros de diámetro. Con sus ocho proyectores profesionales, sus 269 butacas reclinables y su sonido envolvente de 25 mil watts de potencia, el museo del Papalote tiene uno de los planetarios más modernos del mundo.

Asimismo, el Papalote juega un papel muy importante en la divulgación de la ciencia, la historia y la  protección del medio ambiente.  Este es un museo ideal para niños de tres y cuatro o de más de 10 años, por todas las actividades de juego que ofrece.

(vía VisitMéxico)

 

Compartir: