Criado en el sur de Francia, Argentina, y las Indias Occidentales, el diseñador de moda Stéphane Rolland fijó su destino en París, donde estudió moda en la Cámara Sindical de la Costura parisina. Con tan sólo 20 años, su talento fue reconocido por Balenciaga, que lo contrató para trabajar en las colecciones de moda masculina, y lo ascendió a director creativo en un año.

Tras 10 años al frente de Jean-Louis Scherrer Haute Couture, Stéphane lanzó su casa de costura en “Avenue George V”, con el primer desfile con su propio nombre.

A los 24 años, dejó Balenciaga para diseñar su propia colección de prêt-à-porter. El éxito fue inmediato y en su primer año de existencia, la marca Stéphane Rolland estaba a la venta en 80 boutiques y grandes tiendas en todo el mundo.

Al mismo tiempo trabajó simultáneamente como diseñador de vestuario para teatro y cine y se convirtió en socio oficial del Festival de Cine de Cannes.

Más tarde, se propuso un nuevo reto: la Alta Costura.  Fue en la casa de Jean-Louis Scherrer donde encontró su lugar. A los 30 años de edad, Stéphane Rolland fue el modisto francés más joven en la avenida Montaigne, en París.

Hoy en día, se ha puesto como objetivo la apertura de su propia casa de alta costura, con el que espera aportar algo totalmente nuevo para una industria que nunca ha dejado de evolucionar desde su concepción en el Renacimiento.

La moda de Stéphane Rolland representa una interpretación moderna y original de costura, al mismo tiempo que permanece fiel la perspectiva bohemia y la extravagancia de lujo que definen su naturaleza.

Fuente: diseñadoresdemoda.com

Compartir: